ELECTRONICA DE GENERO
En la actualidad, cuando hablamos de música electrónica en general, pareciera haber un desbalance en términos de presencia femenina al momento de proponer line-ups para festivales, fiestas, presentaciones y eventos en general, a menos que tratemos con situaciones particulares en las que la presencia únicamente de djs femeninas y productoras sea el motivo para realizar un evento, tendencia que se ha popularizado actualmente justo para buscar romper con ese desequilibrio, aunque no sean pocas las veces que se deja de lado el talento únicamente para favorecer al género.

Sin embargo, una rápida revisión a la historia del surgimiento y el desarrollo de las diferentes vertientes de la creación musical por medios electrónicos nos basta para darnos cuenta de lo decisiva que ha sido la participación de las mujeres en este ámbito: ahí están valoradas históricamente varias mujeres como pioneras de la música electrónica y que dedicaron buena parte de su tiempo a componer. Tal es el caso de Daphne Oram del BBC Radiophonic Workshop, quien a mediados del siglo pasado componía a partir de medios electrónicos y cinta magnética y ejecutaba en vivo sus composiciones valiéndose de discos de 78 RPM y orquesta. Fue ella la primera mujer en crear un instrumento electrónico y en dirigir un estudio musical electrónico.

La lista, tanto de las pioneras como de quienes han aportado notablemente a la creación electrónica como compositoras o ejecutantes, es larga. Podríamos comenzar con la thereminista rusa Clara Rockmore y llegar hasta la alemana AGF, la inglesa Kaffe Matthews y la norteamericana Olivia Block, pasando por Delia Derbyshire, Pauline Oliveros, Laurie Spiegel, Eliane Radigue, Vicky Bennett, Yoko Ono, Annette Peacock, Maja Ratjke y un amplio etcétera.

Y si buscamos tratar el ámbito más popular de las cosas, a cualquiera que haya estado al pendiente del desarrollo de la electrónica reciente, no le será difícil reconocer el impacto que la sensibilidad femenina ha tenido para moldear esta escena. Muestra de ello es el trabajo de las alemanas Ellen Allien y Gudrun Gut, quienes además de crear y ejecutar electrónica en los escenarios de todo el mundo, son responsables de dos sellos decisivos, uno para el Techno y otro para la electrónica inclasificable: BPitch Control -surgido en 1999- y Monika Enterprises -nacido en el 97-. Ni qué decir de una figura tan singular como Electric Indigo en quien confluyen lo experimental, lo académico y el dance music, y creadora de la red de creativas especializadas en la música electrónica y las artes digitales Female Pressure.

Hace casi diez años, en 2008, el diario The Guardian nos recordaba en su texto The female techno takeover que las mujeres estaban tomando la escena Techno. Aún con esa distancia temporal que nos separa de aquella publicación, podríamos decir que Berlín continúa siendo el escenario central, en la cual figuran por supuesto BPitch Control y otros sellos como Mobilee y Terminal M, y referentes como Anja Schneider, Monika Kruse, Cassy, Alejandra “Dinky” Iglesias, Magda y Chicks on Speed.

Hoy, a nada de concluir una década más del que todavía damos en llamar “nuevo milenio”, no podemos esperar otra cosa sino el consolidamiento de nuevas figuras femeninas igual como djs que como productoras, promotoras y label heads, lo que por supuesto ha sucedido y sigue sucediendo para nuestra fortuna. Mila Stern, Lena Willikens, Veronika Vasicka con su sello Minimal Tapes, Helena Hauff, Ikonika, Fatima Al Qadirii, Dasha Rush, Nina Kraviz, Demian Licht y Paula Temple son, por ejemplo, tan solo algunas de las varias mujeres referenciales para la pista de baile o cerca de ella. México no es la excepción: en últimos años podemos reconocer cada vez más mujeres creando música electrónica, mezclándola, enseñando a producirla y también difundiéndola desde diferentes frentes. Aunque reconocemos también que es necesario seguir generando escenarios favorables para que surjan y se consoliden cada vez más mujeres enfocadas a trabajar en el campo de las músicas electrónicas, campo en el que aún hoy en día los hombres, por diversas razones, siguen ocupando el mayor número de lugares.

Así, cuando se decide armar un cartel exclusivamente femenino, hay talento notable de sobra como para crear un discurso sólido en el cual la labor femenina en cualquier ámbito y división de las músicas electrónicas -ya sea en las “músicas creativas” más apegadas a lo que algunos llaman “música formal” o de “exploración” o en el dancefloor- quede de pie como un componente indispensable en las sonoridades de nuestro tiempo, el cual nos incentive constantemente a reconocer los alcances sin fronteras que las mujeres tienen en esto que llamamos a grandes rasgos Música Electrónica

Lena Willikens
Como quien alimenta con sabiduría y paciencia un gabinete de curiosidades, como DJ Lena Willikens es una ávida exploradora del presente y pasado de la música electrónica, quien se inclina por los sonidos anómalos para crear sesiones impregnadas de un aire tan ensoñador como melancólico y espectral, sesiones que lo mismo pueden contener al ruidismo cibernético de Bruce Haack, las sonoridades en plan hauntology de The Advisory Circle, el proto synth pop de YMO, música perdida africana y japonesa o el funk no wave de ESG.
Wilikens fue creadora durante varios meses de Sentimental Flashback, uno de los shows más entrañables de Radio Cómeme; la calidad de este programa habló por sí mismo al ser considerado por Juno como el mejor podcast durante 2014.
Residente de la ciudad de Colonia, pero con actividades artísticas más allá de cualquier frontera, Lena es un espíritu libre que se hace presente lo mismo para ejercer el Djing que para producir tracks o musicalizar films.
En sus sets muchas cosas están permitidas, siempre y cuando, como dice ella misma, “estén retorcidas de alguna manera”. Joyas oscuras del proto-techno, anomalías extraídas de algún laboratorio radiofónico, house sin cocinar, boogies industriales, cosmic disco…Lo de Willikens podría funcionar como un eslabón perdido que une a la paleta electrónica y el humor de Felix Kubin con el lado más surrealista de la familia Cómeme, Willikens se aparece como una cazadora de aquellos espectros inquietos que rondan por las noches el taller abandonado de Delia Derbyshire.
Mila Stern
Cuando uno tiene la suerte de ver a Mila Stern tocando, no es nada difícil percibir que en ella hay una actividad y una energía vital que se antojan incesantes y que parecieran nunca aminorar, mucho menos detenerse.
Técnicamente impecable y de un ánimo completamente determinado, lo de ella es siempre llevar la pista hacia adelante. Incluso los más renuentes al baile sienten con sus sets el equivalente a un empujón, algo que les dice “¡muévanse!”. La mayoría de su público suele terminar en una comunión de baile, con esa sensación eufórica que nos lleva a querer levantar las manos, dar saltos y gritar de emoción.
Mila pasó sus años dorados socializando en lugares nocturnos y formando parte del movimiento okupa en Alemania, aunado a ello, se desarrolló profesionalmente en Tel Aviv, adquiriendo habilidades que le permitieron posicionarse en los mejores clubes germanos.
Regina Puma
Regina Pozo Ruiz es Puma y no necesita una gran presentación gracias a que ella se ha involucrado con la música desde diferente frentes. Quienes estén habituados a todo aquello que involucre actualidad en lo que a música electrónica se refiere, le pueden reconocer sin mayor dificultad nintener necesariamente que ser un asiduo asistente a los clubes y fiestas mejor posicionados de la ciudad. Regina es una autoridad en la materia y esta autoridad la ha ejercido no solamente detrás de las mixers, sino también a través de diferentes medios de comunicación.
Ella fue responsable por cinco años del programa Studio en Ibero 90.9, y tuvo así la oportunidad de mantener actualizados a un buen número de oídos al mismo tiempo que entraba en contacto con importantes exponentes de la electrónica contemporánea, lo mismo a nivel internacional que local.
Puma ha establecido sus propias reglas dentro de sus sets, que al principio integraron música de generaciones anteriores a la suya; trabajó en tejer esas referencias Old-School con un sonido House más contemporáneo como representante y pionera de una tendencia global, y actualmente está enfocada en un mix de carácter más robusto para romper la barrera del warm up y del Deep que ya domina.
De su actividad reciente, Puma destaca su participación en House of Vans, Fascinoma, y Boiler Room – su broadcast hasta la fecha ha sido uno de los que tuvo mayor número de espectadores, rompiendo la barrera de los 100 mil en un par de días.
Kris Berle
Kris Berle comenzó su carrera como DJ hace más de siete años, movida principalmente por la métrica del Tech House. Ante la renovación de tendencias, y las transformaciones y evolución de los sonidos en la pista de baile, Berle se encontró con el tiempo, enfocada en explorar otras ramas de la electrónica contemporánea.
Para ella resulta fundamental contar historias musicales llenas de pasión e inspiración así como adaptar su sonido a diferentes contextos. Distribuyendo su tiempo entre la ciudad y la selva, Berle está ahora concentrada en llevar el arte del slow music y sonidos regionales a audiencias cada vez más amplias.
Desde hace dos años, Kris comenzó a producir y colaborar con productores que la han situado en una gran diversidad de caminos y experiencias. Durante 2016 emprendió una búsqueda para alcanzar un nivel profundo de espiritualidad a través de sonidos capaces de remitir a los estados de consciencia más elevados, propósito que ha podido lograr experimentando con instrumentos clásicos en su nuevo dúo Tatvam, junto al sitarista mexicano Sidartha Siliceo.
La apertura frente a diversos géneros se ha convertido en la firma de Kris, quien como artista nos invita a través de la música a “cerrar nuestros ojos, abrir el teatro de nuestra mente y observar una historia desarrollarse”.